Todo

La Chaparrita – Dylan Harper Fry

Chaparrita

LA CHAPARRITA

Una chica bajita y chula se sentaba en la torre de su castillo enfrente de una ventana que daba al mar tormentoso. Ella llevaba cuero ceñido rosado chillón de la cabeza a los pies, lentes grandes 3D y una bufanda de plumas de color púrpura llamativa. Le llamaban La Chaparrita y era una verdadera superheroína.

De repente, sonó su teléfono con la melodía de “La Cucaracha” y ella lo recogió y contestó en una manera desganada – Bueno.

– ¡Chaparrita! – Dijo una voz ansiosa. – ¡La gente de Ciudad de México le necesitan! Una vez más tu enemigo mortal, El Bailarín Siniestro, ha amenazado a la ciudad y usted es nuestra única esperanza – Era la voz de su compinche fiel de muchos años a quien le llaman El Jinete Unicornio, y vaciló un momento para tomar aire – ¡Tiene una nueva arma más fuerte que nunca! ¡Si disparara a la ciudad obligaría a toda la gente a bailar breakdance hasta que se desplomen de agotamiento!

– Pues, sí suena muy serio, pero francamente, ya no tengo más ganas de luchar contra supervillanos – Replicó La Chaparrita con voz soñadora – Me estoy haciendo mayor y estoy planeando jubilarme.

– ¡Pero sólo tiene 32 años!

– Si, bueno, pues en años de superheroína eso es como 96 años. Se multiplican por 3, ¡este trabajo quita años de vida! Mira, uno de los otros superhéroes pueden encargarse de este lío. Por ejemplo…a lo mejor… ¿El Pez Volador?

– ¡No puede ser! ¡El Pez Volador está de viaje en Madagascar! Está dando charlas publicas acerca del calentamiento global, ya sabes que es muy apasionado.

– Chale… ¿Qué tal La Surfista Desnuda? Ella siempre tiene muchas ganas de luchar contra Supervillanos. Siempre que voy de vacaciones me sustituye.

– ¡Ella tampoco! Se torció el tobillo mientras alardeaba sus habilidades de gimnasia en una fiesta de solteros hace un par de noches. No puede caminar, ¡menos aún luchar contra uno de los supervillanos más poderosos de Sudamérica! ¡Le necesitamos a usted! ¡No hay nadie más! ¡Por favor, Chaparrita! ¡Ayude a la ciudad una última vez antes de que se jubile!

-Ya te dije que no lo haré. Ya acabó. Estoy persiguiendo mi sueño. Voy a jubilarme y pasar mis días con los chimpancés en la selva de Tanzania. Siempre me han encantado esos seres peluches, ¡qué monos son! Sus ojos negros y el pelaje rojo me pintan una sonrisa grande en la cara. Ha sido mi sueño desde que tenía 10 años, pero mi madre quería que me hiciera una superheroína. Oye, ¡no voy a dejar que mi madre dirija mi vida nunca más! ¡Voy a vivir con mis amigos peludos bonitos! – Vociferó con enojo.

– ¡Escúcheme, Chaparrita! ¡Le comprendo muy bien! ¡Ha esperado suficiente tiempo para lograr su vida ideal dentro de estos olorosos hombros anaranjados! Pero si no nos ayudara, El Bailarín Siniestro conquistaría a todo el mundo y al fin y al cabo no vacilaría en apuntar su arma a los chimpancés y a ellos también los obligaría a bailar breakdance hasta el pleno agotamiento.

-Pues, ¡tienes toda la razón! ¡Esta es una situación muy grave! Estoy en camino. Voy a derrotar al Bailarín Siniestro una vez más y esta vez me aseguraré de que nunca regrese.

– ¡Un millón de gracias, Chaparrita! ¡El D.F. y el mundo está en deuda con usted!

La Chaparrita colgó el teléfono y se abrió camino a grandes zancadas a su coche en forma de flamenco rosado gigantesco y se metió en ella. Había un estruendo ruidoso y al vehículo le brotaron alas robóticas y voló por el cielo. Dentro del coche, La Chaparrita miraba al horizonte con ojos entornados y una mueca de pura concentración. Echó un vistazo a una foto colgada del retrovisor. La foto era de un mono grande, peludo y anaranjado asomando la lengua y sonriendo. – Muy pronto mi querido, muy pronto – Dijo y pisó más fuerte en el acelerador y voló hacia la ciudad más grande del mundo.

 

(Is this your favorite story? Leave a comment in this post or vote on Facebook or Instagram! You can listen to us reading these stories too and practice your listening).

In case you didn´t notice... I LOVE Spanish, creating content and sharing my culture. Mexican. Wife. Language nerd at your service.

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

four − one =